sábado, 18 de junio de 2011

¿Que tendría que ver el tocino con la velocidad?

Recuerdo muchas cosas y costumbres de mi niñez, entre ellas estas dos que a continuación os quiero contar. La primera la llevé a la práctica cuando yo guardaba las cabras de Jesús en Bornos, la segunda le ocurrió a mi padre.

Cuando una cabra paría y tardaba mucho tiempo en evacuar las " pares " placenta, se le colocaba en el cuello un collar hecho con una rama de torvisco. ¿Funcionaba?, no lo recuerdo.

Una vez mi padre padeció ictericia, el mundo se le transformó de color amarillo.. Visitó al médico, D. Juan Cruz o D. Francisco, éste le recomen dó que fuera al molino ancho y mirase fíjamente y largos ratos la corriente del agua clara.

Saludos . Cabrera
R 18/06/08

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi madrre guarda un ajo detrás de la puerta de la calle??

Anónimo dijo...

Yo me acuerdo, de chico, cuando decían que si te metías una almendra en el bolsillo del pantalón, no te dolían la muelas. ¿Qué no? Me cago en sus muelas...
A. Benítez.

Anónimo dijo...

pues a mi lo mismo que a A. Benitez, pero con una castaña.
¡Dios, como dolía la muela!

Anónimo dijo...

ya sé por qué a tu padre le recetó el médico mirar el agua..¡para que se estuviera tranquilo por horas, la hepatitis se cura con reposo absoluto!