domingo, 16 de julio de 2017

La caza nocturna con cencerro y farola.


R 16 de julio de 2008

Hola Bornichos, saludos a todos.



Hoy os quiero contar lo que era la caza nocturna con cencerro y farola.

Aunque hace ya muchos años que este arte de cazar quedó en el olvido, aún debe haber muchas personas que lo practicaron. Yo por mi corta edad no lo practiqué personalmente, pero sí acompañé a mi hermano, unos años mayor que yo, en varias cacerías nocturnas por el cortijo Las Peñas, Los Barros y algunos otros lugares, ayudándolo a recoger los pájaros y meterlos en el saco.

Aunque había dos maneras distintas de cazar, una con cencerro y farola y otra en la que el cencerro era sustituido por cascabeles colgados en las piernas, yo sólo me voy a referir a la primera, ya que si bien es muy cierto que se practicaba yo nunca pude ver a nadie ejercitándolo.

Eran muchas las aves pequeñas que dormían en los sembrados, cogujales, totovías, pitisis, etc..

Para preparar una buena cacería lo primero que había que hacer era explorar el terreno: Primero, que éste estuviera aislado de caseríos, segundo, que el lugar estuviera despejado de Guardia Civil, guardas u otras personas que pudieran interceder en la cacería , y por últiimo que hubiere pájaros de los mencionados anteriormente. Para todo ello había que estar en el lugar elegido a la puesta del sol, donde empezaba lo que se denominaba " el ojeo ", acechar previamente en qué lugar se se iban echando y agrupando éstos. Hay que significar que este tipo de caza sólo se realizaba en sembrados de cereales y cuando éste aún no había rebasado una determinada altura, diez a veinte centímetros.




Una vez vistas y comprobadas todas las medidas citadas anteriormente y considerar que la cacería podía ser buena, se preparaban las artes. La farola consistía en un carburador de los utilizados en las minas y que en la época se utilizaba también en muchas casas como sistema de alumbrado, aparato parecido a una cafetera pequeña que llevaba dos depósitos, uno inferior que contenía el carburo, mineral de polvo y piedra pequeña de color gris que al contacto con el agua producía un gas, y en contacto con el fuego una llama, y en la parte superior el depósito de agua con un regulador. Encima del carburo o carburador se acoplaba un cubo de chapa galvanizada, con un segmento de éste achatado en su parte inferior para formar una parábola que proyectaba la luz del carburo hacia delante, formando lo que su propio nombre significaba, farola. Ësta se cogía normalmente con la mano derecha , mientras que con la izquierda se hacía sonar el cencerro de manera constante, cencerro igual al que se les cuelga a las vacas o bueyes.


Cuando ya alumbrando con la luz y sonando el cencerro se entraba en la zona donde estaban durmiendo los pájaros se tiraba una prenda al suelo para localizar después el lugar donde se había comenzado, bien la boina o un trapo. Entonces con el pie se empezaba a pisar todo lo que se veía, siempre asegurándose de que ningún ave piara o levantase el vuelo, ello podía significar que toda la bandada volara, perdiéndose así toda la cacería.

Una vez llegado a donde ya no se veían más pájaros se retrocedía recogiendo todo lo cazado, lo que se metía en un saco y se regresaba a casa.

Había muy buenos cazadores de este arte en Bornos, como por ejemplo "Mentirilla", de quien viene el refrán "a mi no me casa ni Mentirilla con la farola".

Una vez más he tenido el placer de contaros otra faceta de la historia de nuestro pueblo, Bornos.

Para "Bornichos por el Mundo", Juan Cabrera.

Saludos




EL CARBURO

"El carburo" consta de dos compartimientos. 
El superior se carga con agua y en el inferior se coloca el carburo. 
Un un grifo permite aportar controladamente pequeñas cantidades de agua al carburo, produciéndose el gas acetileno que sube y se quema en la boquilla .

La cogujada común (Galerida cristata) 

PitÌ (en plural, Pitises),
Anthus pratensis (sin excluir a A.campestris).
SEO: bisbita común
(bisbita campestre)

Alondra totovía (Lullula arborea)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Jijiji. Que buena. Yo como Mariano, Mariano, doy un diez, es decir, un 10.

Anónimo dijo...

Félix Rodríguez de la Fuente hace referencia a este método de caza en el capítulo "las alondras" de su programa de radio "la aventura de la vida".
Buscan sobre ello he dado con este blog. Pero no queda claro como se caza.


Bornichos Pazantes Pancipelaos dijo...

En las noches cerradas, el cazador, provisto de una linterna y un cencerro buscaba las bandas de pájaros mientras dormían en el campo. Los pájaros confiados en que se trataba de una vaca permanecían inmóviles. Cuando las localizaba las pisaba de una en una y luego las recogía.