miércoles, 19 de junio de 2013

La Monarquía Española. Felipe V (III)

LA MONARQUÍA ESPAÑOLA
FELIPE V y  (III)
                Ya tenemos a Felipe V gobernando España que, por cierto, recibió un país empobrecido, principalmente por los gastos de guerra, la pérdida del oro de América, los derroches de las distintas Cortes y la incapacidad de los reyes para gobernar, de los cuales el peor fue, sin duda Carlos II.
                Lo primero, pues, era arreglar la economía del país y hacer una reforma en profundidad de los presupuestos del Estado, amén de dejar de lado las guerras, cosa que sería difícil.
                Estando Felipe V protegido por su abuelo, el rey francés Luis XIV, con el fin de sanear las finanzas de España, envió a Jean Orry para que inspeccionara el estado de la Hacienda y saneamiento de las finanzas militares de sus nuevos reinos (los de Felipe V)
                A partir de 1705, la labor de reforma del equipo de técnicos extranjeros recibió un impulso extraordinario, con la llegada del francés Michel Amelot como embajador de Francia.. Uno de sus objetivos básicos fue el de simplifica los método de cobro de los impuestos. Asimismo se suprimieron gran parte de las pensiones que anteriormente pagaban los reyes con enorme profusión; y los tesoros que llegaban procedentes de América, de propiedad privada, hubieron de tributar unos porcentajes elevados.. Las reformas propuestas por Orry, sin embargo, fueron seguidas únicamente hasta 1715.
Julio Alberoni
                Pero el impulso estaba dado y prosiguió la tarea de unificación y racionalización de la administración del Estado que afectó principalmente a Aragón, Valencia y Cataluña, para los que se unificó el mismo canon de economía tributaria que existía en Castilla.
                En cualquier caso parece probable que Felipe V no estuviese al día de las reformas llevadas a cabo en el país por los tecnócratas franceses. Su preocupación principal, en todo lo cual pudo contar con el leal apoyo de su esposa, María Luisa de Saboya, la constituía la conservación del reino de España. En cuanto a la política extranjera no fue otra que la de Francia. La supeditación de la Corte española a la política de Luis XIV.
                Felipe V, ni su gobierno, podían figurarse que la política española estaba controlada por Francia, por el influjo en los reales consortes por la favorita, Princesa de los Ursinos, agente de Francia que Luis XIV había enviado a España con el cargo de camarera principal de la reina.
                Como puede comprobarse, en todos los asuntos de España mangoneaba, ineludiblemente Francia, como decimos, sin la menor idea por parte del Rey.
                En 1714 falleció María Luisa de Saboya y la elección de una segunda esposa para Felipe V recayó en Isabel de Farnesio, sobrina e hijastra del Duque de Parma.
Princesa de los Ursinos
                Durante su viaje para España, Isabel tuvo ocasión de conversar con Julio Alberoni, representante en Madrid del Duque de Parma, que sería más adelante el responsable de la política exterior de España. A pesar de su falta de experiencia la Reina se dio pronto cuenta de la necesidad que tenía de acabar con el poder en la sombra de la Princesa de los Ursinos, como dijimos anteriormente, agente de Francia. En consecuencia, n el cur4so de su primera entrevista con la favorita, la nueva reina demostró su decisión ordenándole que se exiliara.
                Hasta qué punto la Princesa de los Ursinos influía en la política de España a favor de Francia que su marcha el 23 de Diciembre de 1714, marcó una nueva etapa política de la historia española.
                Durante esta nueva etapa, Alberoni iba a ser la influencia dominante. Pensaba, descabelladamente, que España poseía todos los recursos para convertirse de nuevo en una gran potencia.
                El tiempo demostraría cuán equivocado estaba porque lo único que consiguió fue implicar a España en una nueva guerra con sus tradicionales enemigos, lo que supuso la pérdida de nuevos dominios.
                Con la esperanza de que el reinado de Felipe V, fascinante por otro lado, haya sido del interés de los lectores, dejamos el resto de su reinado al estudio de cada uno, para comenzar un nuevo rey de la Monarquía española.
A.      RODRIGUEZ HIDALGO (CONTINUARÁ)





No hay comentarios: