domingo, 19 de junio de 2016

Antiguos Carnavales de Bornos y las Fiestas Típicas

ANTIGUOS CANAVALES DE BORNOS Y
LAS FIESTAS TÍPICAS  (I)
            Los Carnavales de Bornos comenzaron hace muchísimos años, tantos, que no creo que exista documentación alguna que pueda darnos una fecha, aunque fuera aproximada, de sus inicios. Creo que sería correcto decir que nacieron  un día muy lejano, perdido en la noche de los tiempos.
            No soy un experto para escribir de los Carnavales de Bornos; voy a pasar de puntillas por los Antiguos y su transición a las Fiestas Típicas; de esta forma espero que despierten las buenas plumas, que las hay, para que con su buen hacer nos deleiten sobre este tema,  para conocimiento de tantas personas de Bornos, y de fuera, que no los conocieron y, si los conocieron, que nos refresquen la memoria.
            Hace ya unos sesenta años que el que esto escribe conoció el Carnaval antiguo, que entonces se limitaba, como haría muchísimos años, a la salida por las calles de Murgas, Comparsas  Chirigotas y parejas disfrazadas que, con un arte inigualable, para esquivar la censura a que sus canciones estaban  sometidas por el Ayuntamiento, contaban sucesos de personajes del Régimen, cambiando los nombres que, no obstante, el público reconocía, por el contexto de las letrillas. En los camuflajes de las letras era artista indiscutible y único el célebre "Pepito el de Elisa", carnavalero de vocación, cuyas coplas deben de ocupar más de un libro, que me consta que están en buenas manos, pero que ésta obra de Pepito no está para ser enterrada en un baúl. Hay que airearla y que los bornichos la conozcan y la disfruten. Él, desde el lugar donde esté, las oirá y la sonrisa permanecerá mucho tiempo en su semblante.
            ¿Qué mejor homenaje para la figura de un bornicho tan singular?
            Llegan a mis recuerdos las  murgas de "El Basurero", "El Sastre", "El Guiñaita", "El Piojo" y algún que otro grupo de dos personas disfrazadas, como el de "La Nena y El Caracol" de los que incluyo esta letrilla, que me han facilitado, como ejemplo:
"Hasta mentira parece
Y hasta decirlo está feo
Que los sombreros se hagan
De las pieles de un conejo."
            No obstante, más de una vez tenían que coger sus bártulos, a toda prisa, porque a lo lejos se dejaba ver una pareja de municipales que, a decir verdad, dejaban pasar muchas canciones comprometidas para ellos mismos.
            Hay otra canción, de la que no tengo la letra, que se refería a la construcción del depósito de agua del Alcauchil, que, una vez inaugurado, el agua salía por sus cimientos como si de un colador se tratara.
            En el primer Carnaval, después de este suceso, no faltaron grupos que cantaron este despropósito de construcción. Una de las letras terminaba, con relación al depósito:        "…Que se cala y se resume como los búcaros de la rambla"


A. RODRÍGUEZ HIDALGO (CONTINUARÁ)

No hay comentarios: