viernes, 25 de noviembre de 2016

Aprobada la licitación de para la construcción de las 22 viviendas de Coto de Bornos








AYUNTAMIENTO DE BORNOS
NOTA DE PRENSA
24 DE NOVIEMBRE DE 2016








LA JUNTA DE GOBIERNO DEL AYUNTAMIENTO DE BORNOS APRUEBA LA LICITACIÓN DE LAS 22 VIVIENDAS DE COTO DE BORNOS

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Bornos ha aprobado la licitación para la construcción de las 22 viviendas de Coto de Bornos por un importe de 522.150,97 €.

Las 22 viviendas de Coto de Bornos corresponden a una promoción de viviendas que impulsó el Ayuntamiento en la década de los noventa, que por una serie de fallos estructurales tuvo que ser derruida. 

En los últimos meses se han avanzado los procesos para la terminación definitiva de las obras y, por ello, durante el día de ayer, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento se ha reunido en convocatoria urgente para aprobar la licitación para la construcción de las 22 viviendas de Coto de Bornos. 

La licitación convocada tiene un precio de salida de 522.150,97 €, y se adjudicará a la oferta que presente un precio más bajo. Por su parte, el plazo de ejecución de las obras será de ocho meses. 

Una vez aprobado en Junta de Gobierno Local, debe publicarse en el Boletín Oficial correspondiente, que establecerá un plazo determinado para la presentación de ofertas. 

Para Hugo Palomares, alcalde de Bornos “estamos realizando un importante esfuerzo para agilizar todos los trámites y que la construcción sea una realidad” y continúa “ahora deseamos que estas obras se ejecuten en las formas y plazos previstos, y se puedan crear el máximo número de empleos posibles”.  

El banco vidriado.

No hace mucho tiempo en Bornos, existía un merendero lleno de gente, foco de la cultura del siglo XX, donde se reunían los jóvenes, estudiantes y trabajadores y compartían sus experiencias y chismes.
Aquello tuvo un auge bestial que provocó la saturación que en ese fresco lugar. Parece mentira que hubiera allí tanta gente sentada en cualquier sitio, pero el problema llegó porque los primeros que llegaban, se tendían cuan largos eran en los banco y no dejaban sentarse a nadie más (ley no escrita). Entonces la autoridad decidió prohibir ciertas actividades y puso en el techo del merendero, solo se podía leer tendido, unos carteles que decían "prohibido tenderse en los bancos", a lo cual los jóvenes que por allí pululaban buscaron un vacío legal a tal prohibición, que denominaron "posición semitendido o semisentado" (hubo demostraciones virales) evitando la multa de la autoridad competente, pero nada de eso, la multa llegó y a pesar de los diferentes recursos y apelaciones, la sanción fue ratificada por el Supremo y las 500 pelas (3€ actuales) fueron acoquinadas por el padre del único sancionado, al poco tiempo desaparecieron los carteles y decayó también la afluencia de jóvenes.
Adjunto documento gráfico de la posición sancionada, opinen ustedes sobre la injusticia de la sanción y si debería pedir la devolución de ese importe y gastárselo en Carnavales.
Caro