martes, 29 de noviembre de 2016

Conferencia del matador de toros bornicho Luis Parra.


¡ATENCIÓN AFICIONADOS AL MUNDO DEL TOREO!
El viernes 9 de diciembre de 2016, a las 6 de la tarde, tendrá lugar en la Peña Flamenca una interesante conferencia taurina a cargo del Matador de Toros Luis Parra El Jerezano, en la que intervendrán también, el periodista Gerónimo Roldán, Manuel Castro, Presidente de la Peña La Alegría e Ireneo Díez Parra, nieto del maestro y autor del documental “Los hilos  invisibles” en el que se narran aspectos de la vida del maestro y su aportación a la tauromaquia con comentarios de personajes relacionados con el mundo del toro: matadores, subalternos, peridostas, etc, como Manolo Molés, Enrique Romero, Jesulín de Ubrique, José Martinez Limeño, Pepe Luis Vázquez, Rafael de Paula, Luis Rivas, Jerónimo Roldán, Fernando Carrasco, Curro Organvide, Julio Mendoza, Álvaro Domecq, Juan Belmonte y Luis Nieto.
  








LUIS PARRA GARCIA "JEREZANO"
http://gestauro.blogspot.com.es/2015/10/luis-parra-garcia-jerezano.html


En Febrero de 1942, nace en Bornos (Cádiz) Luis Parra García “Jerezano”, que se crió en Jerez de la Frontera desde los tres años de edad. 

Debuta con picadores en Jerez el 2 de abril de 1961. Ese mismo año se presenta como novillero en Sevilla el 8 de octubre ante novillos de Navarro Villadiego, alternando con Alfonso Vázquez y Curro Montenegro; cuatro días después volvió a torear en la Maestranza. En la temporada de 1963 torea tres novilladas en el abono de Sevilla; en la tercera, el 12 de mayo, corta una oreja a cada novillo de Tassara, saliendo por la puerta grande. Toma la alternativa en Jerez el 1 de mayo de 1964, de manos de Miguel Báez Espuny "El Litri", que le cedió la muerte del toro "Insensato", de Bohórquez, confirmándola en Madrid, apadrinado por Gregorio Sánchez y con Palmeño de testigo, el 29 del mismo mes y año, con el toro "Estaquita" de Núñez Hermanos. 

En 1970 corta en Madrid dos orejas a un toro de Victorino Martín y sale a hombros por la puerta grande, siendo el primer torero que cortó dos orejas a un Victorino en Las Ventas. 

El diestro estuvo más de quince años en el candelero de la fiesta nacional y cosechó muchas tardes de gloria en España y América, principalmente durante la década de los 60. "Después de un mal negocio, pensé que lo mío era torear. Así que con 4.000 pesetas, a finales del 69, me fuí a México. Pedí torear, pero llegaba con una visa de turista, con lo cual me dijeron que sí, pero que tenía que salir del país. Durante esos días, me fuí a Texas, Estados Unidos, y entrenaba en la habitación del hotel con una silla. Hasta que me llegó el visado y me pude ir a México, y allí empecé de nuevo mi carrera triunfando de una manera muy fuerte." 

En la Plaza de Toros de Jerez un azulejo recuerda a "Regatillo" de Osborne indultado por Luis Parra y ganador de la Corrida Concurso de Ganaderías de 1964; otro azulejo recuerda la alternativa con motivo de su cincuentenario.



Jerezano y el primer victorino desorejado en Madrid
http://www.mirajerez.com/28/05/2016/el-dia-de-la-confirmacion-de-jerezano/

El  27 de septiembre de 1970 Luis Parra sale a hombros por la puerta grande de Las Ventas

Luis había hecho temporada en Méjico y se vino a España con una herida abierta en el muslo. A la primera semana de la llegada a casa se anuncia en El Puerto y corta tres orejas y un rabo, de manera que le repiten a la siguiente semana y corta otras dos orejas; la tercera corrida sería en Madrid, en la feria de San Miguel, con ganado de Victorino Martín. Le llamó Rayito y le dijo que estaba puesto para el 27 de septiembre; no sabía de quién era el ganado y tampoco se lo preguntó; no le echaba cuenta a esos detalles ni era hombre de poner pegas. Además, Victorino era entonces poco conocido.
En el cartel también estaban José Mata y Macareno. En la cuadrilla iban los picadores Félix Román y Paco Barroso; como banderilleros llevaba a un hombre de Madrid, además de El Nini y, de tercero, a Juan Bernal. Luis traía una nueva tauromaquia que había practicado en Méjico. Le toca el primer toro de la tarde; tiene los pitones limpios y astifinos, de esos que los toreros de camelo no quieren ver ni de lejos. Lo recibió con dos largas cambiadas de rodilla; ese primer toro no salió malo y hubo ovación. 
José Mata, con ambiente en Madrid, estuvo valiente en su toro, pero éste desarrolló genio y ganó la pelea. 
A Macareno el tercer toro lo coge en los lances de capote y, luego, al final de la faena le pega una cornada en la axila, tal que, tras la estocada, lo tienen que llevar para dentro y no vuelve a salir.
Luis pensó que en su segundo tenía que salir a reventarlo. Se anuncia con los clarines el cuarto de la tarde. Se va a la puerta de chiqueros; en aquella época no era normal irse a la puerta de los chiqueros. Recibe al toro con una larga, de la que sale tan apurado que le pisa el capote y se cae ante la cara del toro, el cual se precipita sobre él y, con fiereza y saña, le cornea repetidas veces a placer porque los peones están lejos y tardan en acudir. No lo mató porque Dios no quiso. Lo llevan para la enfermería y ven que tiene gañafones por todos lados, pero cornada grave aparente no presenta. El doctor García de la Torre le dice que espere allí, que lo van a llevar al Sanatorio para observarlo mejor. En un hogar de Jerez había una mujer escuchando la radio.
José Mata, después de torear y matar al cuarto, se iba a quedar con los dos restantes, lo que era un papelón. Luis le dice al mozo de espadas que le avise cuando vaya a entrar a matar al quinto. “¿Cómo vas a salir?”. Estaban en Madrid y tenía que responder a la afición. Le ajusta el traje con vendas y esparadrapos y sale. El doctor, que lo ve en el callejón, le vocea: “estás loco, que sepas que he puesto en el parte que te prohíbo salir y estás aquí bajo tu responsabilidad”. “Doctor, hasta luego”. Esto es la fiesta, el gesto de la hombría, no la pamema falsamente teatral.
Tocan los clarines para el sexto, que según el sorteo debería ser el segundo de Macareno. Se sale Luis del burladero y oye las palabras que dice Mata, asustado, para sí, ¿otra vez, otra vez a la puerta de los chiqueros? ¿Quién le iba a decir a él que poco tiempo después un toro lo iba a matar en Ciudad Real? Se hinca de rodillas ante la puerta de los chiqueros y el torilero, persona mayor, con el pelo blanco ya, le dice con la mano que no abre la puerta. Luis no se mueve y así pasa un rato; se levanta, se acerca al empleado y le grita “O me echas el toro o me derrito de miedo” para volverse a hincarse. Al final le hizo un gesto de medio lado diciéndole “Ahí lo llevas”. El toro salió del último chiquero del pasillo, lejos; se veían las puntas en la oscuridad y le parecía que tardaba veinte años en salir, de tantas ganas que tenía de terminar aquel rato por el miedo que estaba pasando. Había un silencio aplastante. Le dio una larga cambiada y luego con el capote tuvo suerte. Al caballo lo llevó galleando con el capote por detrás y le pusieron dos puyazos. El tercio de banderillas fue bueno pero el toro era muy bravo y comía. Se fue a los medios y brindó al público. Puso la montera en los pies y el toro empezó a pasar; a cada vez adelantaba la montera con los pies y le ganaba medio metro. 

En uno de los pases le arrancó media banda de la taleguilla. Después de tres o cuatro pases por alto, le dio distancia y lo cuajó, lo cuajó. Venía hecho, muy preparado y con ganas; no se le podía ir ese toro. Le dio unos veinticinco pases; le pegó un estoconazo y el toro salió rodado de los vuelos de la muleta. No había visto a Madrid más volcado. Le dieron las dos orejas y se quedó la gente con los pañuelos pidiendo el rabo casi dos minutos. En la vuelta al ruedo iba llorando; un periódico tituló su crónica “Yo vi a un hombre llorar”. Hay orejas y orejas; aquéllas no eran de lástima; es que después de lo que había pasado en el cuarto tuvo la suerte de cuajar a ese toro. Era el primer victorino que se arrastró al desolladero de Las Ventas sin las dos orejas; la cabeza de aquel animal se colgó en el Museo Taurino de la plaza y allí sigue todavía.

Qué no le pasaría al torilero, que a los tres días se murió. ¿Sería del susto que pasó, después de haberse negado a abrir la puerta del toril sabiendo lo que iba a salir? Luis no cree que tuviera más valor que Guerrita o Frascuelo; tenía el valor suficiente para estar delante de un toro y cuando se está dispuesto a morir, como él estaba aquella tarde, aquello sale para adelante. Hablan de Madrid (¡Madrid!); se le teme cuando se va de mentira, pero cuando se va de verdad en Madrid se triunfa y se gana dinero. Díaz-Cañabate cerró su crónica diciendo: “Si hubiera de vez en cuando corridas como ésta volvíamos a los tiempos de la verdad en los toros y en los toreros”.



La mujer logró conectar por teléfono con la plaza de toros y el empleado que andaba cerca lo coge y pregunta quién llama. “Soy la esposa de Luis Parra Jerezano y estoy informada por la radio; por favor, dígame cómo está mi marido o si lo han llevado ya al Sanatorio”. “Mire, señora, es cierto que entró en la enfermería pero ya salió y ahora mismo lo están llevando a hombros y está saliendo por la Puerta Grande de Las Ventas; así es que deje toda preocupación y aprovecho para darle la enhorabuena”.

Después de aquella corrida ha continuado viéndose con Victorino. Cada vez que le veía le pegaba un abrazo. Algunas veces le decía que tenía que haber seguido con lo suyo, tal como estaba en aquel momento. “Victorino, ¿tú crees que yo quiero morirme todos los días? ¡No!”. Y el Paleto cerraba con una pregunta: “Después de triunfar de esa manera con un toro así, ¿qué más te da morirte?”






El día de la confirmación de Jerezano


Tenía pensado brindar el toro de la confirmación a Orson Welles pero tras el paseíllo don José María Jardón, uno de los empresarios, chileno, le dice que tenía interés en que le brindara a un señor con gafas que había en un burladero y se llamaba Allende. No sabía quién era porque Jardón no le dijo nada más pero se va para él y le dice “señor Allende, tengo el gusto de brindarle la muerte de este toro”. 
En el año 73 se entera de que al presidente de Chile lo habían matado en el Palacio de la Moneda. Un día, ante la televisión, le dice a su mujer: este señor es aquel a quien brindé el toro de la confirmación. Chiquillo, cómo va a ser… Al actor americano le brindó un toro más tarde, en la feria de Linares.




 Padilla brindó a su `Maestro´, Luis Parra `Jerezano´
Domingo,  Brindis emotivo el dedicado por parte de Juan José Padilla al maestro Luis Parra `Jerezano´ el sábado 22 de agosto de 2015  en la plaza de toros de Sanlúcar de Barrameda. 

Padilla le dedicó unas sentidas palabras al que fuera su `maestro´ en la Escuela de Tauromaquia de Cádiz donde `El Ciclón´ dio su primeros pasos como torero de la mano de Luis Parra y del siempre recordado Rafael Ortega.

Sin duda, una instantánea con muchas connotaciones por la historia que guarda, desde aquel niño que quería ser torero hasta la primera figura que es hoy. Puede estar orgulloso el maestro Luis Parra del trabajo que realizaron, pues fueron muchos los matadores de toros que se fraguaron en la desaparecida Escuela gaditana, como Jesulín de Ubrique, que fue máxima figura posteriormente durante muchos años.


Vídeo "Los Hilos Invisibles" de Irineo Díez. Narra la sincera historia del artista Luis Parra "El Jerezano" a través la mirada de profesionales como Manolo Molés, Enrique Romero, Jesulín de Ubrique, José Martinez Limeño, Pepe Luis Vázquez, Rafael de Paula, Luis Rivas, Jerónimo Roldán, Fernando Carrasco, Curro Organvide, Julio Mendoza, Álvaro Domecq, Juan Belmonte y Luis Nieto.



Güelepeste y su tarde de toros.

.
..En aquella tediosa tarde de verano todo parecía derretirse en la más absoluta quietud. Sentado a la sombra en uno de los cantones de la Curva del Calvario estaba un bornicho pensando que si el aire se moviera, por poquito que fuera, allí seguro que lo sentiría. Nada ni nadie se movía para no llamar la atención del sol. Bueno, menos el inquieto y nervioso Güelepeste, quien, caminando rápidamente de regreso a casa, pasó por su vera. Güelepeste tenía esa forma de andar habitualmente y daba la impresión de tener siempre mucha prisa, por lo que suscitaba cierta curiosidad.
-¿A dónde vas Güelepeste? ¿Pasa algo o es que te estás cagando?
- Voy a mi casa a lavarme y cambiarme para ver los toros esta tarde en el toril del bujeriyo.- le contestó, para seguidamente murmurar:
-¡Pazante! A quién quiera saber mentiras a él.
Unos zagales que andaban por la falda de la sierra haciendo ensartas de cigarrones para los perdigones, escucharon la conversación y salieron corriendo cuesta abajo con la noticia del gran acontecimiento. Al cabo de un rato, ya aseado, nuestro amigo llegó a La Peña para echar un rentoy, pero se encontró al camarero que estaba cerrando.
-¿Ya vas a cerrar?
- Es que no hay nadie. Se fue todo el mundo a ver los toros al bujeriyo, así que he pensado echar un vistazo yo también.
- “Po yo me viá di contigo. Pa una ve que hay argo...”


CURROMAR
.
.
. R 30 de noviembre de 2007

BPM en años anteriores, 29 de noviembre

BPM en años anteriores, 29 de noviembre de 2007
ACABAMOS DE LLEGAR Y YA NOS PLAGIAN

BPM en años anteriores, 29 de noviembre de 2008

Rincones de mi pueblo.
Nostalgia 8...
En plena sesión.
La iglesia de mi pueblo.

BPM en años anteriores, 29 de noviembre de 2009

Aquí está Pilín.
Carta a un maestro fallecido.
Luis Vidal, Campeón de la WABBA, en Bornos
Postres de siempre.

BPM en años anteriores, 29 de noviembre de 2010

Hoy en el Shane, jamón, cerveza, fútbol y buen rol...

BPM en años anteriores, 29 de noviembre de 2011

En plena sesión.
El Descubrimiento de América. Resumen final.
Nostalgia 8...

BPM en años anteriores, 29 de noviembre de 2012

ZARPAMOS, COMIENZA LA TRAVESÍA
La Ciudad Perdida (14)

BPM en años anteriores, 29 de noviembre de 2013

Un bornicho en la Copa La Cuchilla 2013 Jipijapa -...
Ruta a las Lagunas de Espera 1/12/13
Banco de alimentos/ Curso de Francés

BPM en años anteriores, 29 de noviembre de 2014

Acto presentación Pregonero Andrés Jaen "ORASQUERO...
Recogida de alimentos, 28 y 29 de noviembre de 201...
El temporal de agua ha provocado diversos desperfectos...

BPM en años anteriores, 29 de noviembre de 2015
Noticias antiguas. Normas para la regeneración de ...
Nostalgia 8...