miércoles, 30 de noviembre de 2016

Joaquín de Sola y Rafael Chico, este sábado en la Peña Flamenca.





JOAQUÍN DE SOLA

http://www.juntadeandalucia.es/cultura/catalogoflamenco/es/productores/joaqu%C3%ADn-de-solaJoaquín de Sola es un joven cantaor nacido en San Fernando (Cádiz), el año 1989. Su voz recuerda a los antiguos del flamenco.

Habitual cantaor de la Venta de Vargas en San Fernando, por donde han pasado grandes figuras del Flamenco, destacando entre ellos el gran Camarón.

Empezó a cantar con el nombre de Niño de Sola que más tarde cambió por Joaquín de Sola, presentando una amplia trayectoria como cantaor flamenco con múltiples actuaciones en concursos, festivales, teatros, tablaos y peñas flamencas, compartiendo cartel con artistas destacados del Flamenco. Ha compartido escenario con artistas de la talla de Mariana Cornejo, Rancapino, David Palomar, Antonio Canales , Capullo de Jerez, Juan Moneo 'El Torta' y otros.


Premios 
2009 Segundo Premio Concurso Nacional de Tientos de Cádiz.
2011 Premio Ondas (compartido) por obra Teatro Radio la Pepa.
2012 Primer Premio Concurso de Cante por Alegrías de Cádiz.
2013 Mejor Disco de Cante Revelación de la Crítica Flamenco Hoy

Fernando Álvarez y el castillo de Bornos (y II)

R/ 30 DE NOV. DE 2014
Fernando Álvarez y el castillo de Bornos (y II)
MANOLO ROMERO BEJARANO




Tal y como indica Lleó Cañal, "para el Marqués de Tarifa, la peregrinación a Jerusalén entre 1518 y 1520 se convirtió en el gran acontecimiento de su vida; la inscripción que la recuerda destaca orgullosamente tanto en la fachada de su palacio sevillano como en el patio de su castillo de Bornos"(1). De hecho, en el antepecho de la portada principal de la sevillana Casa de Pilatos, por triplicado sobre cruces del Santo Sepulcro, se puede leer:

"4 DIAS DE AGOSTO 1519 
ENTRO EN IHERUSALEM"

Frase que bien podría ser la conclusión de la inscripción bornense, hoy perdida en parte. 


Patio de armas del Castillo Palacio de los Ribera
rodeado de un hermoso claustro con arcos
peraltados, sobre los cuales se levanta una
gran galería superior con arcadas de igual clase
No obstante, frente al marcado afán de modernidad del palacio sevillano(2), las obras emprendidas en el castillo de Bornos se mantuvieron dentro de la tradición constructiva medieval tan arraigada en la zona. El patio de Bornos en la actualidad presenta tan sólo dos galerías, aunque el hecho de encontrarse cortada la inscripción al inicio indica que hubo al menos, una tercera. Las galerías tienen dos plantas, ambas resueltas por arcos de medio punto peraltados enmarcados por alfiz que apean sobre pilares circulares, si bien en el caso del piso inferior, estos pilares son mucho más altos que en el superior. Además, el piso superior presenta un antepecho, que en algunos puntos está calado con tracerías ojivales. De entre todas las portadas que se abren a este patio, tan sólo hay una que corresponde a la época en que se hizo la obra, y que se abre en el piso superior. Se trata de un vano adintelado bordeado por una banda rectangular decorada con un bestiario, y coronado por un friso decorado con cuadrilobos con una cabeza de león en el centro, sobre el que se ha colocado, sostenido por dos figuras grotescas arrodilladas, un elemento que se ha querido interpretar como una corona y que se compone, en su parte inferior por una suerte de crestería ciega sobre la que se ubica un arco carpanel decorado en la rosca con ramas y bordeado en su parte superior por unas gigantescas hojas de cardo, que confieren al conjunto el aspecto de corona. Algo muy similar vamos a encontrar en las ventanas del exterior del torreón oriental, con la diferencia de que los vanos, que son cuadrados, se encuentran bordeados de unas cardinas muy esquemáticas, en lugar del bestiario de la portada. En este torreón se conservan restos de esgrafiado de diferentes motivos geométricos. Rematando este torreón podemos observar restos de un antepecho similar al del patio, así como restos de una crestería. 


La fecha de 1519 que ostenta la inscripción del patio indica que esta obra es posterior, por lo que es perfectamente lógico pensar que Fernando Álvarez se encontrase trabajando en ella en 1524, cuando concierta su matrimonio con Isabel González. No encontramos en el castillo de Bornos ninguno de los elementos característicos de los edificios de filiación tardogótica burgalesa, ni portuguesa que analizamos en este trabajo, por lo que parece que Álvarez no va a desempeñar otro papel que el de mero ejecutor de las trazas que le suministrasen, posiblemente por un maestro local. De hecho, la obra bornense se enmarca en el contexto de la tradición constructiva jerezana de fines del XV, sin ningún tipo de influencia foránea. En Jerez han llegado hasta nosotros varios edificios que pueden relacionarse con el patio del castillo que nos ocupa. Podemos citar el patio de la Casa de las Flores, en la calle Salvador número 5; la arquería de acceso del antiguo palacio de los marqueses de Villamarta, actual número 3 de la plaza San Lucas, antigua casa solariega de los Dávila y hoy propiedad de Fernando de la Quintana, o el patio de la casa de los marqueses de Casa Vargas, en el número 20 de la calle Caballeros. En esta misma línea estaría uno de los patios del palacio de Camporreal, si bien como ya se expuso al estudiar el inmueble, es muy posible que se trate de una versión "a la antigua" del modelo medieval, pues en él se incluye una desgarbada columna de mármol con capitel de pencas. 


Puerta decorada al estilo gótico
tardío, adornada con un friso
alrededor compuesto de toscos
leones, animales míticos y hojas.
Sobre el dintel, se puede observar
una faja adornada con círculos y
lóbulos labrados, y en sus extremos
dos pajes arrodillados sobre sendas
repisas que sostienen una enorme
corona ducal. 

Detalle del friso.

En los cuatro ejemplos citados encontramos arcos de medio punto peraltados, lo que indica que esta tipología fue habitual en la ciudad sin que sepamos el alcance que llegó a tener, a causa de las reformas y destrucciones que ha sufrido el patrimonio arquitectónico jerezano desde comienzos del XVI hasta hoy. 
Ciertamente hay que hacer una salvedad. Es verdad que los bestiarios, los arcos peraltados, las tracerías caladas de los antepechos y la decoración vegetal de cardinas eran algo frecuente en la arquitectura local de finales del XV, como lo demuestran las jerezanas parroquias de San Miguel y Santiago, o el peculiar edificio denominado "Las Covachas" en la cuesta de Belén de Sanlúcar de Barrameda. Sin embargo, en Bornos hay un elemento que es extraño a esta tradición. Se trata de la estructura similar a una corona que sostienen dos pajes arrodillados y que recuerda vagamente a unos escudos heráldicos que podemos ver en la fachada de la iglesia de San Pablo de Valladolid, ejecutada en los últimos años del XV según la traza de Simón de Colonia(3). La relación es vaga porque en Valladolid el centro de la composición es un escudo y no un vano como en Bornos, en Valladolid los tenantes son ángeles y están de pie, no pajes arrodillados y por otra parte en la obra castellana realmente hay una corona sobre el conjunto, y no una banda de cardinas grotescas. Además, Simón de Colonia no es el creador de este motivo iconográfico, presente en muchas obras hispanas de la Baja Edad Media, tanto en Castilla como en Aragón. Más que una intervención de Colonia en el edificio que nos ocupa, nos inclinamos a pensar que se trata de una versión local, podríamos decir que "a la jerezana" y totalmente libre de un motivo relativamente frecuente en la decoración arquitectónica peninsular de la época. 


Detalle de la fachada de la iglesia de San Pablo de Valladolid.
 Por tanto, todo parece apuntar a que la obra de Bornos fue trazada y dirigida por maestros jerezanos y que Álvarez llegó a ella desde Portugal como un cantero experimentado en la talla de piedra. Una vez trabajando en el castillo, entablaría lazos de amistad que se unirían a los profesionales, hasta el punto de que acabó por desposar a la hija de un albañil jerezano, con lo que Fernando Álvarez pasó a ser un miembro más de la red de canteros y albañiles que controlaban el panorama constructivo local. Hay que señalar que los contactos de Fernando Álvarez con Bornos no se perdieron con su matrimonio en Jerez. Sabemos que su hermano Diego Álvarez continuó viviendo en aquella localidad al menos hasta 1548, cuando le envía desde allí 100 ducados para que se los entregase en Jerez al guardador judicial de su sobrina Marina Mateos, huérfana de un tercer hermano llamado Francisco Álvarez(4).





NOTAS 
1. LLEÓ CAÑAL, Vicente: "El legado artístico del Señor de la Casa de Pilatos", en GARCÍA MARTÍN, Pedro (ed.): Paisajes de la Tierra Prometida. El viaje a Jerusalén de don Fadrique Enríquez de Ribera. Madrid. Miraguano Ediciones. 2001. pp. 101-111. 
2. LLEÓ CAÑAL, Vicente: La Casa de Pilatos. Madrid. Electa. 1998. pp. 23 y ss. 
3. ALONSO RUIZ, Begoña: "Los tiempos y los nombres del tardogótico castellano", en ALONSO RUIZ, Begoña (ed.): La arquitectura tardogótica castellana entre Europa y América. Madrid. Sílex. 2011. pp. 43-77. 
4. APNJF. 1548. Oficio XVIII (VII). Simón García Copín. Fol. 809 y ss. 20 de octubre. El albañil Fernando Álvarez recibe del clérigo de Bornos Pedro de Ojeda, quien actúa en nombre de su hermano Diego Álvarez (vecino de Bornos), 100 ducados. Ese dinero había de entregarse al guardador que el juez dispusiese para la sobrina de ambos, Marina Mateos, hija de un tercer hermano, llamado Francisco Álvarez, y de su mujer Juana Fadrique.




Manuel Romero Bejarano
(Jerez de la Frontera, 1973) es un historiador del arte y escritor.


En marzo de 2004 se hizo conocido al ganar en el concurso televisivo Pasapalabra el premio más alto jamás concedido hasta esa fecha por un programa de televisión en España.

Posteriormente ha participado en otros concursos, como Saber y Ganar.
En este último alcanzó la cifra de 200 programas, convirtiéndose en el segundo concursante que lo logra.

Es autor del libro Breve Historia de Jerez de la Frontera. De los orígenes a Pilar Sánchez, además de ser habitual colaborador en medios de comunicación.

Obtuvo el Premio Ciudad de Jerez 2015 a la Difusión

Las Constituyentes

  
El Servicio de Igualdad ofrece por cuarto año consecutivo los talleres basados en el documental "Las Constituyentes" enmarcados en el programa sobre empoderamiento y ciudadanía. 

Durante los talleres se realiza el visionado del documental y se desarrollan actividades y dinámicas sobre los contenidos que la productora de la cinta, Olivavá Producciones, ha elaborado con la finalidad de aportar referentes para impulsar la consecución de la igualdad valorando la aportación, el talento y la creatividad de las mujeres a nuestra sociedad. La idea principal es recuperar la historia de las 27 mujeres, diputadas y senadoras, que desde su trabajo parlamentario en la legislatura constituyente de 1977, fueron protagonistas del cambio político hacia la democracia en España.

También se pretende dar a conocer la Constitución desde un nuevo enfoque, ya que en muy pocas ocasiones se tiene en cuenta el papel que las mujeres desempeñaron en este proceso democrático. Además, resulta esencial para ofrecer modelos de mujeres en el ejercicio del poder.


Las Constituyentes es un documental dirigido en 2011 por Oliva Acosta sobre las 27 mujeres, diputadas y senadoras que participaron en la Legislatura Constituyente. 
Un documento que recupera la voz de las primeras mujeres que accedieron al Parlamento tras la dictadura de Francisco Franco y que recoge la historia y la participación política de las mujeres en España. El documental está subtitulado en español, inglés y francés.




¡Ea! ¡Po ni pa ti, ni pa mi!

.
Era muy temprano y el casino estaba aun vacío. Alfonso entraba y salía de la cocina a la barra haciendo los preparativos de rutina para comenzar una nueva jornada. 

En una de sus ausencias asomó por la puerta “nuestro” José María. Estiró el pescuezo, comprobó la total ausencia de clientes y aprovechando el descuido entró de puntillas, se acercó a la barra, cogió dos botellas de vino y con mucho cuidado se las metió debajo de la chaqueta sujetándola con los brazos. 


Despacio y sigilosamente emprendió la huida, pero no le dio tiempo de llegar a la puerta porque Alfonso, en una de sus idas y venidas, lo sorprendió y enseguida sospechó:


- ¿Qué llevas ahí?
- Ná.
- ¿Cómo que ná? ¡Abre los brazos!.
- Que no llevo ná.
- ¡Abre los brazos!


Y José María con una sonrisa socarrona, se encogió de hombros, abrió los brazos y exclamó:
                        - ¡Ea! ¡Po ni pa ti, ni pa mi!
.
.
R/ 30 de noviembre de 2007
.

BPM en años anteriores, 30 de noviembre

BPM en años anteriores, 30 de noviembre de 2007 
¡Ea! ¡Po ni pa, ti ni pa mi!

BPM en años anteriores, 30 de noviembre de 2008

Mercado Medieval en Alcalá de Henares.
Nos vamos pa Alemania.
Bares de Bornos.

BPM en años anteriores, 30 de noviembre de 2009

Día Internacional de la Discapacidad.
Más lo que nunca sabremos...

BPM en años anteriores, 30 de noviembre de 2010

U.D. Bornense 0 - 1 Atlético El Gastor
"La Mano Negra, cien años después" V (Última)
Recuerdos de una infancia.

BPM en años anteriores, 30 de noviembre de 2011

"Jueves de poesía" en Teatro Café.

BPM en años anteriores, 30 de noviembre de 2012

La ciudad Perdida (15)
Presentación de los Reyes Magos.

BPM en años anteriores, 30 de noviembre de 2013

Sandra García Piñero, la hija de Miguel y Mari Pep...
Bujíos navideños
Presentación RRMM 2014 / Normas Bujíos / Baja vehí...
Bornense veteranos merengones.

BPM en años anteriores, 30 de noviembre de 2014

Fernando Álvarez y el castillo de Bornos (y II)

BPM en años anteriores, 30 de noviembre de 2015
Nos vamos pa Alemania.