domingo, 4 de diciembre de 2016

4 de diciembre de 1977






Para muchos andaluces y andaluzas el 4 de diciembre es el  verdadero Día de Andalucía, en lugar de la fecha establecida institucionalmente del 28 de Febrero. Consideramos que, aún siendo importante la fecha del 28 de febrero en el proceso de autogobierno, fue el día 4 de diciembre de 1977 cuando Andalucía entera se lanzó a la calle para exigir que se la tratara como lo que era y es: una Nación con derecho a decidir plenamente dónde y cómo quiere estar. Así, aquel  4 de diciembre de 1977, el Pueblo Andaluz se lanzó a la calle a exigir un marco legal que diera a Andalucía la capacidad de autogobierno que, como Nacionalidad Histórica, le correspondía.

Aquel día, Andalucía entera fue una fiesta: la fiesta de la Libertad.

En Málaga, ocurrió la tragedia: un joven manifestante de diecinueve años: Manuel José García Caparrós, andaluz de Málaga, caía muerto en la Alameda Colón.

Esta es la crónica del "El País" sobre aquel día.


«Tensión en Málaga por la muerte del joven manifestante
Partidos, centrales y ciudadanos responsabilizan al presidente de la Diputación
Una fotografía de José Manuel García Caparrós, malagueño, de diecinueve años, rodeada de velas y claveles rojos, sirve hoy en el pavimento de la Alameda Colón para señalar el lugar que encontró su muerte el día, en que Andalucía y Galicia se echaron a la calle para pedir su autonomía. Un millón cuatrocientas mil personas, aproximadamente, se habían dado cita en las calles de las capitales de las dos regiones para, en un ambiente de alegría y exaltación, solicitar sus estatutos. Las provocaciones de la extrema derecha no consiguieron romper el orden de las concentraciones, pero los sucesos de Málaga dieron esa nota triste.»

JOAQUÍN MARÍN - Málaga
EL PAÍS - 06-12-1977

Carija hace un siglo


Navegando en Internet encontré un escrito de D. Enrique Romero de Torres fechado en el año 1909 y que habla de las ruinas de Carija y de objetos allí encontrados.
Posiblemente todavía vivan familiares de los que se mencionan y conserven algunos objetos
José R.V.


LAS RUINAS DE CARIJA

Distante como una legua al Occidente de la villa de Bornos, existe sobre alegre y dilatada colina, un extenso y estéril despoblado, cubierto de multitud de piedras, trozos de mármoles, fragmentos arquitectónicos con borrosas labores gastadas por el tiempo, que son vestigios elocuentes de haber existido en aquellos campos una población romana en época remota.

Un clásico cortijo andaluz, llamado de Carija, tan solo conserva el recuerdo de la
antigua ciudad denominada Carissa Aurelia que gozaba el derecho del Lacio y pertenecía á la región de los Túrdulos, y que Plinio y Ptolomeo citan, poniéndola en
el Convento jurídico gaditano no lejos del camino de Hispalis á Nebrissa.

En el anverso de algunas de las monedas que acuñó, vese una cabeza de varón mirando á la derecha; y en el reverso un jinete que vuelve al lado izquierdo y á la altura de su espalda la siguiente inscripción: CARISSA.

Hay en otras la cabeza de Ceres vuelta al lado izquierdo, y en el reverso un mancebo montado á caballo con escudo en el brazo derecho, corriendo al mismo lado, leyéndose, entre dos líneas: CARISI.

Las ruinas de este despoblado han suministrado siempre muchos
materiales para la construcción de todas las casas de labor que se ven por aquellos contornos, habiéndoseme asegurado por algunos viejos trabajadores del campo que hay entre los cimientos y muros de ciertos caseríos, pedestales con inscripciones. En la puerta del cortijo de Carija existe un enorme sillar de piedra granítica con un bajorrelieve representando un león de gran tamaño, ya sumamente mutilado por la acción de los siglos y los hombres.

También consérvanse lápidas romanas procedentes de este sitio en Bornos (Hübner 1.367 y 1.368)y otra que existe visigótica en la pared de la iglesia mayor de este pueblo, publicada por el ilustre P. Fita (BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA, tomo XXIII, pág. 276).

Con bastante frecuencia, los obreros del campo encuentran monedas y muchos objetos de gran interés histórico; algunos de éstos, salvados milagrosamente de la ignorancia y la barbarie, han ido á parar á manos de coleccionistas, aficionados y verdaderos amantes de la arqueología.

Uno de éstos, D. Andrés María Cano, conserva en Bornos, entre otras curiosidades halladas en las ruinas de Carija, una fíbula de bronce, un falo del mismo metal, una aguja, un estilo, un exvoto de mármol figurando un ave en embrión y un curioso y pequeño alto relieve de alabastro con restos de pintura policroma de 20 cm. de largo por 12 de alto, representando á la diosa Ceres que aparece sentada sobre bases de espigas apoyando la mano izquierda en una cesta de manzanas y la diestra, recogiéndose los pliegues de sus extrañas vestiduras que no parecen romanas. Su ejecución es decadente.

Mucho mejor es una preciosa estatuita de bronce, que mide 0,21 m. de altura y pesa 620 g., la cual donó hace años el señor Cano al distinguido aficionado y diplomático, D. Agustín G. del Campillo. Parece representar á la diosa Venus desnuda, puesta de pie en actitud airosa y elegante. Orla su hermosa cabeza el peinado en forma de diadema, bajando luego sobre su nuca y espalda, dividido en tres hermosas trenzas. Extiende el brazo derecho hacia adelante con la mano mutilada, y la izquierda, levantada á la altura de la barba, sostiene un mango que probablemente sería de algún espejo. Esta pequeñita figura marca una época de florecimiento en el arte romano.
A igual período artístico pertenecen dos magníficas esculturas de mármol de tamaño natural, que ornamentando el jardín de su casa posee en Bornos también D. Gabriel García. Dichas estatuas se encontraron en el despoblado de Carija á principios del siglo pasado, siendo trasladadas desde allí al lugar donde se hallan en la actualidad.

Están por desgracia bastante mutiladas y representan dos ninfas desnudas, recostadas sobre elegantes paños. Una de ellas, de líneas más delicadas y modelado más turgente, parece estar en plena adolescencia, mientras que la otra, de igual belleza, pero de contornos más redondeados y cubiertos en parte por ligeros paños, le dan aspecto de clásica matrona.

La primera figura conserva la cabeza aunque rota, mutilada y separada del cuerpo, con precioso tocado de raya en medio y formando con sus trenzas una artística diadema.

Sobre los grandes bloques marmóreos que les sirven, de peanas se ven grabados algunos pequeños pescados, y aunque estos todos estaban consagrados á Neptuno, no obstante la Concha marinai dedicó á Venus, así como el pescadito Apua y el Barbo á Diana.

Estas dos esculturas están en venta y ya lo puse en conocimiento de la Comisión de Monumentos de Cádiz, para que viese el modo de adquirirlas con destino al Museo Arqueológico de aquella capital.

El ilustrado historiador de Arcos de la Frontera, D. Miguel Mancheño, docto correspondiente de esta Academia, en su colección de antigüedades guarda diferentes objetos encontrados en Carija; entre ellos, un clavo de bronce, cuya cabeza figura un rostro de hombre con gorro frigio lindísimamente cincelado,

En el mismo sitio encontró en 1830 el Sr. D. Juan Huertas según refiere el Sr. Mancheño, un curioso anillo sigilario de tierra en perfecto estado de conservación. En el campo del sello se veían dos rizadas palmas que le servían de gráfila, y un busto varonil admirablemente grabado, abrochado sobre el hombro el paludamentum y cubierta la cabeza con el gorro libertino.

Ya en 1864, el cronista de Córdoba y distinguido arqueólogo D. Luis Ramírez de las Casas-Deza, en el número correspondiente al 4 de Septiembre de la revista Museo Universal, también describía los objetos hallados por aquel tiempo en las ruinas de Carija. Estos eran: un hierro de lanza con dos cuchillas flameadas á sus lados; una especie de alabarda y una curiosa lámpara de bronce, en figura de ave, de cuya cabeza salía una asa para suspenderla. Como se ve, el despoblado de Carija es uno de los tantos sitios como hay en Andalucía, donde haciéndose excavaciones bien dirigidas, se daría con un filón inagotable de grandes riquezas artístico-arqueológicas.



Rafael Soto Vergés

Rafael Soto Vergés (Cádiz 1936, Madrid 2004) 

A los 22 años, con su primer libro La agorera, ganó el mítico Premio Adonais que significaba la entrada por la puerta grande en el mundo de la poesía española.

Licenciado en Ciencias Empresariales y en Filosofía y Letras, Soto Vergés es autor también de los poemarios Epopeya sin héroe (1967); El gallo ciego (1975); Viento oscuro lejano (1987); Antología mágica (1987); El discurso de la yerba(1994), y Pasto en llamas (2000).
En 1994 ganó la primera edición del Premio Andalucía de la Crítica con El discurso de la yerba.
El último galardón que recibió fue el Premio Aljabibe, en 2003, con su poemario Las deletéreas áreas.

En Cádiz transcurrió su infancia, pero fue el pueblo serrano de Bornos, donde pasó sus primeras vacaciones, el que le marcó a fuego el alma. "Cádiz era una cárcel de agua. En Bornos aprendí a amar la libertad, y las visiones del campo me ayudaron mucho en mi carrera. El mar, en cambio, es demasiado absoluto, me enloquece", confesaba el poeta.-


VIDA EN LA GRAMA
Para morir aquí, he vuelto, Bornos,
cabeza de ataúd, madre de imágenes
entre la incertidumbre de los lirios
y la esfera mortal del heno en llamas.
Para llorar aquí, regreso, patria,
ermitaña del fin de mi existencia,
carro de yerbas hortelanas, mijo
de luz brizada por el aire de oro
entre las narraciones de la infancia.
Para callar aquí, retorno ahora,
y para devolverte tu palabra efímera,
tu molino de agua entre las zarzas
y tu oscuro licor de brumas moras.
Todo lo que diste, el aire mágico
de oscuridad mojada por la yerba;
el pecho libre, colocado y puro
en las destilerías del romero,
te entrego ahora, herido mortalmente
por los verdes fragores de la grama.
Y por la triste lágrima que cae
sobre la yerba última del pasto,
aullante bajo el cielo, condenada.



De su libro "El discurso de yerba" 
Premio Andalucía de la Crítica .

BPM en años anteriores, 4 de diciembre

BPM en años anteriores, 4 de diciembre de 2007.
Rafael Soto Vergés

BPM en años anteriores, 4 de diciembre de 2008.

A propósito de la nevada del 54
Ayer celebramos el día de la discapacidad.
Carija hace un siglo (COMPLETO)
Otro cuatro de Diciembre.
Autóctono.
El Ayuntamiento informa.

BPM en años anteriores, 4 de diciembre de 2009.

Que ganen los mejores.
Mayores-Jóvenes
¡¡¡ ALBRÍCIAS !!! Hermanamiento Bornos-Sant Celoni...
Colabora con "La Candelvaria".
Un saludito desde Horche.

BPM en años anteriores, 4 de diciembre de 2010

Gran berza de tosantos.
Pena, penita, pena.
Elecciones a Consejos Escolares.
Paseando por Cádiz (VI)
Costa Cakita

BPM en años anteriores, 4 de diciembre de 2011

Entrevista a D. Mauel Herrera

BPM en años anteriores, 4 de diciembre de 2012

Nota de prensa Ayto. Sobre los RRMM de Bornos y ot...
La segunda República (II)
La Cuidadad Perdida (19)

BPM en años anteriores, 4 de diciembre de 2015
Nota de Prensa del Ayuntamiento de Bornos 04 dicie...
II Carrera Solidaria en el colegio San Juan de Rib...