lunes, 9 de enero de 2017

Adif y la Fundación de Ferrocarriles Españoles apuestan por las Vías Verdes.

Adif cede gratuitamente terrenos para Vías Verdes en Murcia y la FFE se propone incrementar los tramos de líneas en desuso recuperadas para este fin.







Boletín InfoVías verdes
Nº 167 - Enero 2017
 Adif cede gratuitamente terrenos a Murcia para recuperar un pasillo ferroviario como Vía Verde

Murcia recuperará 8 km de antiguo ferrocarril como Vía Verde en las pedanías cercanas a la ciudad gracias a un acuerdo de cesión de terrenos con el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif).

01/12/2016
Este recorrido se convertirá en el nexo de conexión de siete pedanías de la huerta de Murcia: Los Dolores, San José de la Vega, Beniaján, Torreagüera, Los Ramos, Alquerías y Zeneta. Más de ocho años lleva desmantelada este antiguo trayecto de tren.
Durante 8 años prorrogables el Ayuntamiento de Murcia disfrutará de los terrenos (200.000 metros cuadrados) sin ninguna contrapartida para Adif. En breve se iniciará la redacción de proyectos para acondicionar el corredor ferroviario. Y se espera que en 2017 los presupuestos locales contemplen partidas para seguir desarrollando esta iniciativa.


La FFE relanza las vías verdes en su faceta patrimonial ferroviaria
La última remodelación de la estructura de la FFE, vigente desde el pasado verano, ha supuesto algunos cambios en la forma de asumir el tratamiento de las vías verdes en la estrategia de esta Fundación.

22/12/2016
Presentes en esta institución desde el año 1993, cuando se creó un equipo estable para desarrollar el “Inventario de Líneas Ferroviarias en Desuso”, el área de vías verdes fue creciendo en peso al hilo de asumir el ambicioso proyecto de incrementar los tramos de líneas en desuso recuperadas para este fin y, sobre todo, difundir entre los ciudadanos las ventajas y oportunidades que este recurso ofrece para el ocio activo en la naturaleza, sin discriminación por capacidades físicas o de otro tipo. En este contexto se cuentan por millones las personas que han disfrutado de estas rutas, a cuya sombra se han gestado múltiples propuestas de negocio, de empleo, de actividad económica.  
Y de ese trabajo hay que resaltar los más de 2.500 kilómetros rescatados -gracias a la implicación de otras muchas administraciones públicas, estado a la cabeza las inversiones realizadas por el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, entre otras- para este fin que, de no ser por su recuperación, podrían haber desaparecido de la faz de la tierra por apropiaciones, urbanización, sepultados por otras infraestructuras….
Pero la FFE tiene en sus encomiendas la opción de preservación del patrimonio histórico ferroviario como una directriz troncal. Y si bien no es menos cierto que esta vertiente siempre ha estado muy presente en el desarrollo del Programa Vias Verdes, ahora se quiere hacer aún más manifiesta y explícita esta apuesta, “ferroviarizando” más aún las vías verdes, haciendo más  explícita su causa matriz a sus actuales usuarios.
Así el trabajo de vías verdes de la FFE se ha incardinado en la nueva Gerencia de Patrimonio Histórico y Turismo Ferroviario, la cual, además de la promoción de las vías verdes, tiene encomendadas las labores de rescate de elementos patrimoniales, apoyo a los proyectos museísticos, y circulación de trenes históricos por la red ferroviaria.
Ahora las vías verdes quedan incardinadas en el contexto de la puesta en valor del patrimonio histórico ferroviario, todo el cual a su vez se quiere revalorizar desde su puesta a disposición de la sociedad como un recurso más del turismo patrimonial industrial. Las vías verdes mantendrán su pulso y actividad, pero se armonizarán más con la labor patrimonial que tiene la FFE, complementando otras iniciativas de turismo ferroviario y soslayando cualquier posible incompatibilidad con potenciales propuestas de recuperación de trazados que aún conserven los carriles para su uso como “ferrocarril histórico”.

Al frente de la gerencia está Miguel Jiménez, que ya participó durante más de una década en el lanzamiento del Programa Vías Verdes, junto al cual Arantxa Hernández continuará dando la continuidad a todo el trabajo hecho hasta la fecha, como Jefa de Área de Vías Verdes y Turismo Ferroviario. Maximiliano Cuevas asume protagonismo en los temas de nuevos proyectos técnicos y Sharon Martínez de Eguílaz seguirá con la crucial tarea de ser la responsable de comunicación de toda la actualidad y las propuestas que se van gestando en torno a estas rutas, con tanta historia ya realizada y tanto y más futuro por delante.
Bornichos por el Mundo es un compendio de información sobre todos los campos del saber y de las actividades humanas bornichas de hoy y de ayer: historia, arte, cultura, naturaleza, deportes, fiestas, eventos, personajes, personalidades, instituciones, clubs, asociaciones, hermandades, bibliografía, prensa, noticias, fotos, vídeos, ... 
TODO LO REFERIDO A BORNOS ESTÁ AQUÍ (o casi todo)

Noticias antiguas. El famoso bandido Sagardoy capturado en la calle ancha. 9 de enero de 1901












¿EN QUÉ QUEDAMOS?

"Para reducirlo el guardia Antonio Sánchez tuvo que luchar a brazo partido con el bandido"

"El celoso e inteligente cabo ha logrado la captura"





El hundimiento del Cabo Santo Tomé.

El hundimiento del Cabo Santo Tomé.

.
En octubre del 37, durante la Guerra Civil, se produjeron una serie de combates navales en el Mediterráneo que tuvieron gran repercusión en el desarrollo de la contienda, ya que supusieron la interrupción de las comunicaciones navales entre los puertos rusos del mar negro y los republicanos del Mediterrareo. En uno de ellos, el Cañonero "Cánovas del Castillo" echó a pique, cerca de las costas argelinas, al mercante artillado Cabo Santo Tomé. A bordo del cañonero se encontraba el Marinero de 1ª Ángel Rosas Flores, que perteneció a su dotación desde el 1 de Julio del 36, al 1 de Marzo del 40, participando con él en otras acciones, según consta en su hoja de desembarco.







.



"...habiendo participado en todas las operaciones y hechos de armas en que intervino este buque como son las siguientes: Vigilancia el Estrecho. Colaboración con el Ejército en las costas de Málaga y ocupación de esta ciudad. Apresamiento de buques contrabandistas, combate con el buque artillado rojo "Cabo Santo Tomé” hundido por este cañonero . Bombardeo de las costas de Levante y operaciones preliminares para la toma de Barcelona y Tarragona, diversos combates con la aviación enemiga entre los que destaca el que tuvo lugar en las costas de Cataluña contra 20 aviones de los que dos des ellos fueron derribados por nuestras defensas antiaéreas. Vigilancia del Mediterráneo y el Golfo de Almería que terminó con la ocupación de dicha Plaza por este Cañonero"
.
.

.

Por dichas acciones, Don Ángel, fue condecorado con la Medalla de la Campaña, Cruz Roja y tres Cruces de Guerra.
.
.



.



.



.



.



El trasatlántico Cabo Santo Tomé pertenecía a la Compañía IBARRA de Sevilla que era, en 1936 una de las compañías más antiguas, prestigiadas y poderosas de la Marina Mercante Española. Disponía de 24 unidades y tenía a su cargo, entre otros servicios de cabotaje de mediano desplazamiento, dos importantes líneas regulares. Una de ellas era la del Mediterráneo al Plata, que estaba servida por tres grandes y modernísimas motonaves de pasaje y carga, orgullo de la construcción naval española: el Cabo San Antonio, el Cabo San Agustín y el Cabo Santo Tomé. Éste último, al comienzo de la guerra civil española quedó en poder gubernamental y sería uno de los mercantes armados dedicados al tráfico entre los puertos republicanos del Mediterráneo y los puertos rusos del Mar Negro de Feodosia, Odessa y Novorosisk. Navegaba en solitario dada su elevada velocidad y recalaba sobre la costa argelina donde salía a buscarlo y escoltarlo la casi totalidad de la Flota republicana hasta Cartagena.



El 10 de octubre de 1937, cuando navegaba con bandera inglesa, camuflado, con el nombre falso de "Korsu" y cargado de armas desde Odessa (URSS) para Valencia, fue atacado por buques franquistas, cerca del Cabo Rosa, en la costa argelina. Los cañoneros Dato y Cánovas le cañonearon e incendiaron. El mercante, con una artillería inferior a la de sus oponentes, no pudo hacerles frente y fue a embarrancar en la costa; entre sus tripulantes hubo 1 muerto y 7 heridos.
En la foto, el Cánovas del Castillo con su aspecto original
.
.

El final del Cabo Santo Tomé

Interesante artículo escrito por Noviscum Deu, un valenciano aficionado a la historia y especialmente a la marina de guerra.


Con la inminente liquidación del frente norte en el verano del 37 el almirante Moreno pudo concentrar todos los efectivos de la armada nacional en el Mediterráneo. Su objetivo era claro: obstaculizar y, en la medida de lo posible, impedir la arribada a puertos españoles de material de guerra soviético. El alto mando nacional consideraba que solo la masiva aportación soviética permitía a los republicanos resistir: si se lograba cortar ese flujo, la guerra quedaría sentenciada.

Pero los medios de que disponía el almirante Moreno para lograrlo eran bastante limitados. Al alistar “como buenamente se pudo” al Canarias y al Baleares y sumarlos al Cervera se había logrado la superioridad en cuanto a cruceros (los republicanos solo podían contar con el Libertad y el Méndez Núñez ya que el Cervantes continuaba en reparación en Cartagena tras haber sido torpedeado por el sumergible italiano Torricelli). Los cruceros nacionales, aunque en ocasiones lo pareciera, no tenían el don de la ubicuidad, pero no había mucho más: la pareja de submarinos ex italianos (que habían cosechado en la primera mitad del año algunos éxitos contra el tráfico mercante republicano), el viejo destructor Velasco, los nuevos minadores que iban entrando en servicio, un puñado de mercantes armados y un heterogéneo grupo de naves de la armada (cañoneros, guardacostas y torpederos) que por sus características y su edad resultaban poco adecuadas para una guerra de convoyes.

Entre esas unidades navales empleadas a falta de algo mejor para escoltar a los mercantes propios y atacar a los contrarios estaban los tres cañoneros de la clase Cánovas del Castillo: los Cánovas, Canalejas y Dato. Estos buques eran fruto de la Ley Miranda de 1915 y se construyeron para operar en las costas del norte de África en operaciones “coloniales”: apoyo artillero a las tropas de tierra y lucha contra el contrabando de armas. Para esos cometidos se consideraba que no era necesaria una velocidad elevada, pero si una buena batería de cañones de tiro rápido. Los tres cañoneros entraron en servicio entre 1923 y 1925. Desplazaban 1.335 toneladas y alcanzaban 15 nudos de velocidad máxima. Estaban armados con cuatro cañones Vickers de 101’6 mm y dos piezas Vickers de 47 mm antiaéreas. Resultaron ser unos barcos sencillos y eficaces, que participaron activamente en las operaciones llevadas a cabo en las costas de Marruecos antes de la Guerra Civil.

Los tres cañoneros quedaron en manos de los sublevados y enseguida comenzaron a tomar parte en acciones bélicas. Destacó la actuación del Dato, protagonista principal del simbólico “Convoy de la Victoria” que el día 5 de agosto del 36 permitió el primer trasporte de tropas desde África por vía marítima. En el curso de dicha acción el Dato disparó contra el destructor Alcalá Galiano que se vio obligado a alejarse y también contra el HMS Basilisk (muy parecido a los destructores españoles) que pasaba por allí. Dos días más tarde el acorazado Jaime I entró en la bahía de Algeciras dispuesto a tomarse revancha por lo del convoy. El capitán de corbeta Manuel Súnico Castedo, comandante del Dato, no se arredró, y cuando el acorazado se puso al alcance de sus piezas, abrió fuego. Pero el combate era demasiado desigual y cuando las salvas del Jaime I alcanzaron de lleno al cañonero se desataron abordo varios incendios y el comandante Súnico ordenó desalojar el buque. Cuando el acorazado se retiró algunos oficiales volvieron al cañonero y abrieron la válvula de fondo para inundarlo y evitar que el fuego lo destruyese por completo.
Por su parte el gobierno republicano requería, para cubrir el trasporte de los vitales cargamentos de armas soviéticas, de naves veloces y con una buena capacidad de carga. Los tres modernos trasatlánticos de la naviera sevillana Ybarra y Cía presentaban características adecuadas por lo que se decidió su confiscación. El Cabo San Antonio permaneció toda la guerra internado en el puerto de Buenos Aires a petición de los armadores y con el visto bueno del gobierno de Argentina, pero los gemelos Cabo San Agustín y Cabo Santo Tomé fueron efectivamente confiscados. Se trataba de dos motonaves mixtas de carga y pasaje, entradas en servicio en 1931 para cubrir la ruta Mediterráneo-Brasil-Río de la Plata. Con un desplazamiento de 12.500 TRB sus dos motores MAN de siete cilindros les permitían alcanzar una velocidad de 16 nudos a plena carga, por lo que resultaban algo más veloces que los cañoneros nacionales. Ambos barcos fueron artillados con piezas soviéticas, en concreto el Cabo Santo Tomé recibió 4 cañones de 75 mm y 4 K-21 antiaéreos de 45/46 mm.

El 9 de octubre de 1937 zarpan desde Palma de Mallorca el Cánovas del Castillo y el Eduardo Dato (el primero acababa de volver a entrar en servicio tras ser sometido a las obras de modernización antes mencionadas). La misión de los cañoneros era buscar e interceptar a la motonave Cabo San Agustín que regresaba de la Unión Soviética con un cargamento de armas para la República. Con casi total seguridad el alto mando nacional había sido advertido de la presencia de la motonave por los italianos, cuyos submarinos y unidades de superficie actuaban impunemente como exploradores informando de cualquier movimiento sospechoso en el Mediterráneo.

La noche del 9 al 10 la pareja de cañoneros pasaba frente a las costas de Cerdeña y se dirigía hacia Argelia donde esperaban encontrar a su presa. Efectivamente el Cabo San Agustín acostumbraba a zarpar desde puertos soviéticos del Mar Negro (Feodosia, Odessa o Novorosisk) y navegar en solitario hasta las costas argelinas donde esperaba a que la flota de Cartagena acudiera para escoltarlo hasta algún puerto español.

A las 5:10 horas del día 10 el Dato avistó una nave que coincidía con la descripción del Cabo San Agustín, aunque en realidad se trataba de su gemelo el Cabo Santo Tomé que, bajo falso pabellón británico, trasportaba una carga de aviones y otro material bélico desde Odessa a Valencia. El Dato en esos momentos estaba efectuando limpieza de hornos por lo que su compañero se adelantó en persecución de la motonave. Al llegar a 800 metros de distancia el Cánovas disparó un cañonazo de aviso. El Santo Tomé pareció obedecer y se detuvo para permitir que el cañonero se aproximara. De improviso la motonave descubrió la artillería que llevaba oculta y barrió la cubierta del cañonero al tiempo que izaba la bandera republicana.

La motonave republicana retomó la marcha mientras el sorprendido cañonero replicaba con sus cañones, pero por un fallo en la dirección de tiro todos sus disparos se iban largos. Entretanto el Dato se había aproximado a 6.000 metros del Cabo Santo Tomé, pero la posición del Cánovas le impedía hacer fuego. El Cánovas, muy dañado por cinco impactos recibidos a bocajarro abandonó el combate de manera que el Dato logró por fin ponerse en posición de tiro y comenzó a centrar el fuego contra la motonave que trataba de alejarse a toda velocidad. Las salvas del Dato fueron haciéndose más precisas (aunque el comandante del Cánovas afirmaría después que los impactos conseguidos fueron suyos) y finalmente provocaron un gran incendió en la bodega de popa del Santo Tomé que le obligó a embarrancar en las proximidades del cabo Rosa (Cap Rosa, Argelia). El incendió no pudo ser controlado y se produjeron una serie de explosiones tras las que la motonave de Ybarra se fue finalmente a pique.

El Dato había efectuado 116 disparos y el Cánovas 132. Este último cañonero recibió cinco impactos que le ocasionaron 2 heridos graves y 5 leves así como importantes desperfectos. El Dato escoltó al Cánovas hasta Cagliari y Palma para someterse a reparaciones. Tanto el capitán de corbeta Pascual Cervera, comandante del Cánovas, como el capitán de corbeta Juan Ramos-Izquierdo, del Dato, fueron condecorados con la Medalla Militar individual.

Aunque el hundimiento del Cabo Santo Tomé no puede en puridad considerarse como un gran éxito para los nacionales (ciertamente se evitó que el cargamento llegara a su destino, pero sin duda hubieran preferido capturar la motonave en lugar de hundirla y perder su valioso cargamento), lo cierto es que fue uno dentro de una serie de golpes recibidos por el tráfico mercante republicano en el Mediterráneo en septiembre y octubre del 37. Estos éxitos nacionales (que debían mucho a la activa colaboración de la Regia Marina) obligaron al alto mando republicano a replantearse todo el sistema de convoyes. El almirante Kutznesov escribiría: “A finales de 1937 la correlación de fuerzas había cambiado muy desfavorablemente para la República española, hasta el extremo de hacerse imposible utilizar las comunicaciones por el Mediterráneo. Hubo necesidad de recurrir al camino que llegaba desde el Báltico hasta los puertos franceses de El Havre y Cherburgo y, de allí, por ferrocarril, a través de Francia”. Se necesitó algo de tiempo para poder implementar la nueva ruta, más larga e indirecta, y muy dependiente de la permisibilidad de las autoridades francesas. Durante ese tiempo las vitales importaciones de material de guerra soviético sufrieron un importante frenazo.

El fracaso en asegurar la ruta mediterránea costó el puesto a Miguel Buiza, almirante jefe de la Flota republicana, que fue sustituido por Luis González Ubieta. La nueva ruta Báltico-Mar del Norte liberaba a la flota republicana de Cartagena de la penosa labor de proteger los valiosos cargamentos, dejándole las manos libres para atacar a la cada vez más eficaz escuadra enemiga. El almirante González Ubieta redujo sus acciones a salidas nocturnas en las que confiaba que su incontestable superioridad en destructores le permitiría lograr algún éxito contra los cruceros nacionales. Esta nueva estrategia tendría como consecuencia el hundimiento del crucero nacional Baleares la madrugada del 6 de marzo del 38, acción brillante que no podía ocultar que la armada nacional había ganado la guerra de los convoyes.

Como anécdota mencionar que el Cabo San Agustín, gemelo del Cabo Santo Tomé, sobrevivió a la guerra quedando internado en la URSS. Durante la 2ª Guerra Mundial sirvió en la Marina Auxiliar de ese país siendo torpedeado en el Mar Negro por una lancha torpedera alemana. Para evitar su pérdida total fue autohundido en el puerto de Novorosisk. Después de la guerra fue reflotado y reparado, integrándose en la marina mercante soviética con el nombre Dnpr.

Como veis la mayor parte de la información que he encontrado respecto a los resultados del combates se refiere a los cañoneros nacionales. Por el contrario no he podido dar con ciertos datos del Cabo Santo Tomé. Así, no sé cuantas bajas (muertos y heridos) tuvo a consecuencia del combate, ni sé que fue de los supervivientes: ¿fueron capturados o lograron llegar a salvo a la costa argelina? Por no saber ni siquiera conozco el nombre del comandante que mandaba la motonave. ¿Alguien dispone de esos datos?

Otra información que sería interesante es conocer qué trasportaba en sus bodegas el Santo Tomé. Se sabe que en ocasiones anteriores desembarcó en España carros T-26, lanchas torpederas, fusiles Moissin Nagant, piezas de artillería, bombas de aviación... por lo que supongo que en esta ocasión también llevaría un importante cargamento de armas, pero para su último viaje solo he encontrado una vaga referencia a “aviones y otro material bélico”. ¿Alguien tiene los datos concretos?

Gracias.
Noviscum Deu


Fuentes principales:

“Buques de la Guerra Civil Española. Cañoneros, minadores y otros buques”. Dionisio García Flórez. Ed. Almena.
“Las armas de la Guerra Civil Española”. Manrique y Molina. La Esfera de los Libros.
“Buques de guerra españoles, 1885-1971”. Aguilera y Elías. Ed. San Martín.
http://www.guerracivil1936.com/web/index.php?option=com_content&task=view&id=231&Itemid=121
http://www.vidamaritima.com/2007/05/los-liners-de-ybarra-de-los-aos-treinta.html


R 05/01/2010

.


.

BPM en años anteriores, 9 de enero

BPM en años anteriores, 9 de enero de 2008
Desde  Italia.
Ya estamos en carnaval.

BPM en años anteriores, 9 de enero de 2009

Nueva Delegada en Neptuno. ¡Bienvenida!
Gañanes.
Caos en la segunda ciudad más importante de España...

BPM en años anteriores, 9 de enero de 2010

El hundimiento del Cabo Santo Tomé. "...A bordo del cañonero se encontraba el Marinero de 1ª Ángel Rosas Flores, que perteneció a su dotación desde el 1 de Julio del 36, al 1 de Marzo del 40..."
Cuando la vida te dé limones...
Elección de Damas y Reinas de Carnaval de Bornos 2...
¿Y ahora dónde estás, Federico?

BPM en años anteriores, 9 de enero de 2011

Bornos en Tecnópolis, de Canal Sur Televisión.
Construyendo la pantalla del cine San Jerónimo.

BPM en años anteriores, 8 de enero de 2012

Gañanes.
"Los amigos de Chanquete" 3. Chirigota Carnaval 20...

BPM en años anteriores, 8 de enero de 2015

Presentación del Cartel del Carnaval 2015. ...
Precaria situación en el ciclo de soldadura del IE...

BPM en años anteriores, 8 de enero de 2016
Construyendo la pantalla del cine San Jerónimo.